23.4.08

Poesía en la Campana de los Perdidos: 23.04.08. 00,01 AM

El Pontifex Maximus me dice: "Hágase la crónica"; y la hago (cualquiera discute al Pontifex). No como "Foreguita", sino como Forégano, porque no todo el monte lo es. Y como no todo el monte lo es, he de decir que hubo de todo (hasta un virgo que se fue a hacer hostias con dios en la campiña), y eso es lo bueno de estas fiestas de órdago en las que acudimos embebidos de textos y luego se nos rajan los papeles. Un ameno Cocodrile polimorfo (lo tocaban todo), animó la reunión con su música suave y delicada que introducían con lectura de textos alusivos a experiencias personales, como en una especie de exégesis argumental de cada uno de los temas. Música hábil y, sobre todo, elegante para despachar a los oídos en sus intervalos. Entre esa música dulce se colaban (o al revés) los versos más amorosos y sensuales del Pontifex Sarría y sus zarpazos, o los boleristas y tanguistas de Lasala, a los que aderezó con una visita al despacho del director para darle una sorpresa mayúscula (esa que quisiéramos todos que nos dieran). Subió también Vilas a la palestra para darnos ejemplo de crítica social y humana, tan indirecta que era directísima; tan tangente que fue secante y su baño en la Barceloneta no necesitó de toalla alguna. También se bañó la Vidaurreta en un sutil erotismo entre sales y placeres de arenas, en un urgente desliz recordatorio que anhelaba la piel del otro antes que su músculo, y la sal de Ortiz Albero caía hecha lágrimas sólidas en las pupilas de todos y nos restregábamos los ojos ante lo indecible. Porque hubo esta vez muchos mares y cielos reverberantes de luz, como en el Corinto de Luisa Miñana, y hasta un volcán siciliano que lava (ba) las palabra de Marta Navarro. ¿Y el Montero? ¡Coño, Pepe!: debes escribir más, regalarnos con tu ironía casi porno y hacer así del polvo una transmigración de la carne, que no del alma: levítanos otra vez, Pepe; descífranos lo cachondo y la suave penetración hasta el fondo de los significantes que significan con la inteligencia que lo hiciste anoche. Para conocer buena parte de la hondura ontológica de la mujer, hay que leer y escuchar a Ana Muñoz, quien volvió a sobrecogernos con sus putas brujas y sus prostitutas domésticas, y a echar sobre sus camas toda la basura que nadie recoge y por la que pasamos indiferentes como por sobre las cagadas de perro en las aceras. (¡Qué será del hombre sin aceras y sin pufs!) Cómo ha girado el Escuin hacia lo sublime sin abandonar la sátira sutil. Isabel, con su augusta lectura, nos erizó el vello pasando la lengua por la piel de los amantes. Y el Taja, rico opositor a filólogo, nos endilgó una breve tesis sobre gasolineras para meternos un chute de 98 OC que alivió nuestra sed de velocidad, pero que nos puso el motor suave, suave; y sonaba bien, muy bien con el inyector de sus palabas. Otra sentimentalidad es posible, claro que lo es, y esa nos la trajo Emilio Pedro Gómez, colofonista esta vez de la fiesta para decirnos quién es y qué hace. Quién es, lo sabemos muchos hace mucho; qué hace, sabemos que lo hace con excelencia. Y permitidme esta vez que mi fantasma se revele. Leí versos sobre labios, versos que quieren besar y no encuentran a quién: me he apuntado desde hace unos meses al decadentismo.
Bene vobis!

7 comentarios:

Luisa Miñana dijo...

Tus crónicas son inigualables: se esperarán con ansia tras estos eventos: son la necesaria rúbrica.
Un abrazo

Fernando Sarría dijo...

quede vd. con dios!!..abrazos.

Manuel Martínez Forega dijo...

Por vosotros, queridos amigos amantísimos.
Abrazos.

entrenomadas dijo...

Estupenda crónica Mister Forega. Me viene bien leerla porque el pasado sábado acababa de llegar de viaje y estaba más ausente que nunca. Leyéndote me doy cuenta que asistí a una cita poética nocturnamente luminosa y muy zaragozana.

Bacci, bacci

Marta Navarro

Ana Muñoz dijo...

¡qué bien manuel!

¡por favor, que lo contraten a usted como cronista oficial del reino de los perdidos!

(O de la república).

Bisous

Manuel Martínez Forega dijo...

Para Marta: mi gratitud por su erupción (Taormina, el Etna, Holan...),e molti bacci.
Para mi Anita, exégeta del corazón y linterna mágica, primero ¡viva la República!, y, después, qué facil resulta decir alguna cosa con sólo adivinar tu presencia discreta.
¡Salud; mucha salud!

Manuel Martínez Forega dijo...

Este post ha ido corrigiéndose al albur del recuerdo. Cuando uno llega a casa obnubilado, la memoria aprovecha para olvidar sus raspaduras, y tiene en mí una extensa superficie pómez donde afilar su olvido. ¡Rescatadme!